Blog

Mejores Panificadoras de 2018

¿A quién no le gusta un pan calientico, crujiente por fuera y esponjosito por dentro? Especialmente en la mañana acompañado con un café. Para mí y para muchos es uno de los pequeños placeres de la vida. Tan rico es el pan que ha estado presente en nuestra dieta básica por miles de años, en los que hemos aprendido a prepararlo de innumerables maneras y con diferentes harinas. Pero sin duda, el más tradicional está hecho a base de trigo, como la tradicional barra de pan o la torta de Aranda.

PRODUCTO Peso Dimensiones CLASIFICACIÓN VER EL PRODUCTO
1 kg 48,8 x 30,6 x 38 cm REVISA PRECIO
8 kg 32,8 x 48,3 x 38,4 cm REVISA PRECIO
6 kg 35,5 x 23,5 x 31,5 cm REVISA PRECIO
5 kg 25,8 x 35 x 28,8 cm REVISA PRECIO
5 kg 46,7 x 32,5 x 32 cm REVISA PRECIO
3,8 kg 31 x 29 x 29 cm REVISA PRECIO
5 kg 35,5 x 28,5 x 29,5 cm REVISA PRECIO
7 kg 37,5 x 24,5 x 32,3 cm REVISA PRECIO
7 kg 41,5 x 22 x 34,5 cm REVISA PRECIO
6 kg 39 x 33 x 39 cm REVISA PRECIO

Con lo básico que es el pan en nuestra dieta, no solo en España, sino en el mundo entero, era de esperarse que pronto llegaran máquinas a nuestros hogares que facilitaran la preparación del mismo. Si bien ya existían cafeteras, tostadoras, batidoras de vaso, hasta hornos microondas, no había nada que nos ayudara a hacer un pan más fácilmente. No fue hasta 1986 que apareció en Japón la primera máquina de hacer pan. Rápidamente llegó hasta Australia, el Reino Unido y por supuesto, hasta los Estados Unidos, lugares donde se hicieron muy populares en los hogares y donde surgieron más y más modelos propiciando su propagación.

Aunque no es el electrodoméstico más popular en un hogar, sí que se ha ido instalando rápidamente, considerando que apenas tiene unos 30 años desde el primer ejemplar. No es de sorprenderse; nos gusta tanto el pan que lo consumimos a diario. Ciertamente, la invención de esta máquina ha sido un total acierto.

panificadoraPero quizás aún os preguntéis ¿Qué es una panificadora? o ¿Para qué la necesito? Pues, la panificadora es un electrodoméstico mediano para hacer diferentes tipos de panes, y aunque con vuestro horno también podéis hacer pan, esta máquina es automática y ya no tendréis que preocuparos por mezclar ingredientes, amasar y ni siquiera fermentar. Y ‘automático’ también significa que ella misma maneja los tiempos exactos de cocción para así obtener un pan perfecto.

¿EN QUÉ SITUACIONES SON ÚTILES LAS PANIFICADORAS?

Puede que este no sea el electrodoméstico más indispensable de todos, sin embargo, hay muchos escenarios en los que tenerlo es verdaderamente útil y necesario. Por ejemplo:

  1. Personas con celiaquía, es decir, que su organismo no tolera el gluten del trigo, avena, cebada o centeno.
  2. Diabéticos, hipertensos: la mayoría de los panes que encontramos en panaderías contienen grandes cantidades de azúcar, sal o grasas. En una panificadora vosotros agregais la cantidad recomendada y la calidad óptima para mantener saludable vuestro organismo.
  3. Personas que estén a dieta: con la panificadora casera también podéis hacer panes utilizando harinas integrales.
  4. Aficionados a la cocina: este electrodoméstico es fabuloso para experimentar y crear recetas deliciosas de manera muy sencilla.

¿QUÉ PANIFICADORA DEBO COMPRAR?

Como lo he dicho antes, se trata de un electrodoméstico aún en expansión pero que se hace cada vez más popular. Poco a poco, las personas se atreven más y más a comprarlas, aunque muchos siguen dubitativos e inseguros porque no saben qué panificadora comprar. Si es vuestro caso, aquí os presentaré una pequeña lista de factores a tomar en cuenta antes de comprar una panificadora casera:

Capacidad de la panificadora

Este es, tal vez, el factor más importante, aunque no os dificultará mucho determinar si necesitáis una máquina grande o pequeña. Dependerá exclusivamente del número de vuestro núcleo familiar. Si es solo para ti, entonces bastará con una panificadora que haga panes pequeños. ¿Que vuestra familia es numerosa? Entonces comprad un modelo que haga panes más grandes. Existen modelos, como la Moulinex Home Baguette OW6101, con los que podéis hacer panes de ¡hasta 1,5kg! Eso sí, tened en cuenta que mientras más grande sea el pan, más grande será la panificadora. Por lo tanto, tratad de conseguir el balance perfecto.

Funciones y programas de la panificadora

maquina de hacer panTenemos máquinas panificadoras baratas, es decir, de gama básica, ideales para principiantes que se limitan exclusivamente a hacer el pan. Agregamos los ingredientes en el orden de la receta y la máquina hará el resto. Así de sencillo. Otras, por el contrario, incluyen temporizadores para que al llegar a casa el pan esté recién hecho, o tienen ‘horneado rápido’ para cuando estamos sobre la hora.

En cuanto a sus programas, la mejor panificadora incluirá el programa ‘sin gluten’, presentes en modelos como la Aicok Panificadora o la más recomendada: la IMETEC ZERO-GLU. Son las opciones más idóneas para personas celiacas. También existen las máquinas panificadoras programables, perfectas si os gusta inventar vuestras propias recetas porque quedan registradas en la panificadora y luego es más sencillo repetirlas.

Antiadherencia

Bajo ninguna circunstancia compréis una panificadora cuya cubeta no sea antiadherente, incluso si se trata de una panificadora barata. Si lo hacéis, os arrepentireis y terminaréis comprando pan en la panadería de la esquina.

Forma del pan

Generalmente, nos encontraremos con panificadoras sencillas que ofrecen un molde rectangular bastante clásico. Sin embargo, hay otros modelos más versátiles con los que es posible darle otra forma a los panes, como baguettes. Y que además cuentan con hasta 15 tipos de horneados.

Recetario

Las panificadoras son todas diferentes y aunque tengan el mismo principio, cada una tiene una forma distinta de hornear el pan cual panadero en su panadería. Quizás habéis preparado el pan con determinada cantidad de harina o de levadura, pero con la panificadora puede que esas cantidades varíen. Por lo tanto, fijaros de que venga con un recetario donde explique detalladamente cómo se prepara el pan básico y si ofrece más variedad. Lamentablemente, algunos de estos aparatos quedan arrumados en un rincón porque el cliente queda insatisfecho con los resultados y no es más que por no prestarle atención a las instrucciones y seguirlas cuidadosamente.

¿DE QUÉ MATERIAL ESTÁN HECHAS LAS PANIFICADORAS?

En este caso podemos tomar en cuenta tanto el interior —que será el material del cual está hecha la cubeta y la pala de amasar— y el exterior, —los materiales de la carcasa.

Como os comenté anteriormente, es indispensable que la cubeta esté elaborada o recubierta de un material antiadherente para que podamos extraer el pan una vez horneado sin que se pegue a la misma. Pudiera ser de teflón, por ejemplo. En el caso del exterior, es muy habitual verlas de plástico o de algún metal ligero. Y a pesar de que la de metal pudiera parecer más resistente, las de plástico hacen bien su trabajo. De hecho, podéis elegir la que os parezca más bonita o que haga juego con vuestra cocina.

RECOMENDACIONES PARA USAR LA PANIFICADORA

Bueno, si ya habéis elegido la mejor panificadora de acuerdo a vuestras necesidades, entonces es hora de empezar a hacer pan. Pero ¡madre mía! Ahora que está instalada y que espera ansiosamente que echéis esos ricos ingredientes para hacer pan, os sentís algo inseguros para empezar. Ciertamente, es un aparato más complejo que el promedio. Por tal motivo, os dejaré algunas recomendaciones:

  • panificadora caseraComo regla principal, antes de hacer cualquier pan, leed bien el manual del usuario. Así, además de que os ayudará a entender la función de todos esos botones, evitaréis averías o dañar irremediablemente vuestra panificadora. Cómo encenderla, dónde guardarla, cómo limpiarla después de usarla, entre otros.
  • Cuando comencéis a hacer panes, tal vez a la primera no consigáis los mejores resultados, como el de la panadería que tanto os gusta. Pero mantened la calma porque se trata de ensayo y error. La idea es que experimentéis una y otra vez hasta agregar la cantidad precisa de ingredientes, ese punto mágico en el que conseguiréis el pan más delicioso. Poco a poco os vais adiestrando y veréis que vale la pena. Lo digo por experiencia.
  • Los panes que podemos hacer en nuestra panificadora necesitan de levadura para que fermente la mezcla y haga crecer el pan. La levadura le da ese aspecto esponjoso al pan, pero mucho cuidado con la cantidad que le agregais. Si os pasais, puede que la masa se amargue y el resultado no será nada delicioso. Generalmente se necesitan 20 gramos de levadura por cada kilo de harina de trigo, es decir, un 2%.
  • Si ya tenéis cierta experiencia con la masa del pan, habréis notado que dependiendo la época del año, los panes suben más o no crecen tanto. Es que la temperatura ambiental interfiere el efecto de la fermentación. Existe una relación directamente proporcional, es decir, mientras haya más calor, más suben los panes. Por eso veíais vuestros panes más grandes en verano que en enero.
  • Este electrodoméstico puede hacer un poco de ruido mientras funciona. Si la habéis programado para que haga el pan en la madrugada, recordad eso. Claro, tampoco es que os va a ensordecer, pero si tenéis el sueño ligero y se escuchan los ruidos en vuestra casa, tened en consideración esta información.

Espero que os haya servido este artículo y si decidís comprar una máquina de hacer pan, estoy seguro que váis a disfrutar un montón y más si os gusta inventar. No os olvidéis compartir con otros y presumir de todo lo que habéis aprendido a hacer.