Blog

Mejores Freidoras de 2018

Seguramente la freidora será el electrodoméstico más temido por todos aquellos que quieren entrar en la onda del fitness. Pues ahí está, tentándonos, invadiendo nuestras mentes para que nos comamos las patatas fritas más doraditas, crujientes y deliciosas que nos hayamos comido jamás.

PRODUCTO Capacidad Dimensiones CLASIFICACIÓN VER EL PRODUCTO
0,8 kg 28,7 x 38,4 x 31,5 cm REVISA PRECIO
3,5 kg 38,5 x 22,7 x 37,5 cm REVISA PRECIO
2 kg 41,2 x 26 x 22 cm REVISA PRECIO
1,5 kg 36,2 x 21,6 x 21 cm REVISA PRECIO
1,5 kg 48,6 x 38,6 x 30,8 cm REVISA PRECIO
3 kg 31 x 31 x 25 cm REVISA PRECIO
1,5 kg 49 x 38,9 x 30 cm REVISA PRECIO
2 kg 38,4 x 34 x 33 cm REVISA PRECIO
2,5 kg 38 x 24 x 23,4 cm REVISA PRECIO
2 kg 40,5 x 22,7 x 24,7 cm REVISA PRECIO

Con solo escribir esas líneas fue inevitable crear esa suculenta imagen en mi cabeza. Lo admito, me cuesta bastante y caigo fácilmente en la tentación. Pero estoy seguro que me entendéis porque a todos nos pasa.

¿Quien se atreve a decir que la fritura no es deliciosa? Desde que entra a nuestras bocas es una explosión de sabor inigualable. Es tan ‘astuta’ que además de ser deliciosa, es súper fácil de preparar, como para que no tengamos excusas. Y resulta que ahora es incluso más fácil.

En el pasado, para degustar de unas ricas patatas fritas auténticas, teníamos que ir a un restaurante que contara con una de esas enormes freidoras. Pero desde hace no mucho tiempo, el ‘enemigo’ del fitness y de aquellos que intentan seguir una dieta para perder un poco de peso ha llegado a casa.

freidoraSí, ya sé que igual podíais freír en vuestra sartén, pero ¿váis a decir que vuestras frituras quedarían igual de deliciosas en la sartén que en una freidora eléctrica? ¿Habéis pensado si necesitáis una freidora?

Más que una verdadera necesidad, tener este electrodoméstico en casa sirve para complacer a toda la familia con ricos platos de vez en cuando. Y queramos o no, siempre hay momentos en los que tenemos que freír algo y si en vuestra casa es más recurrente comer frituras, pues cuánto más útil contar con este aparato. ¿Por qué?

Muchos se aferran a la sartén de toda la vida, sin embargo, una freidora eléctrica es realmente más fácil de utilizar. Básicamente solo calentáis el aceite hasta la temperatura ideal (unos 180°C como máximo) y sumergís los alimentos alimentos en el aceite con la ayuda de la cesta.

Bueno, con una sartén este proceso no es que sea muy diferente, sin embargo, con la freidora podéis mantener controlada la temperatura del aceite para que este no se queme o dañe los alimentos.

Por otro lado, y esta es la principal fortaleza de este aparato, además de ser mucho más rápido, es completamente seguro. Estoy seguro de que algún recuerdito os ha dejado una sartén mientras freíais. No sale de vuestra memoria el aceite caliente saltando repentinamente hacia vuestro cuerpo y el consecuente grito de dolor.

Solo os digo que con la freidora no hay que preocuparse por eso, pues una vez introducís los alimentos, se cierra y todo queda entre patatas y aceite. Nada de dedos, manos o brazos quemados. ¡Ya no más!

Aún hay más. Con una freidora tenéis garantizada una cocción uniforme, todos los alimentos se fríen por igual. Contadme cuándo habéis logrado eso en una sartén. Si bien es cierto necesitáis mayor cantidad de aceite para usar la freidora, los alimentos absorben menos aceite, por lo que son un poco más saludables.

Si sois un poco flojos pensaréis “me quedo con la sartén porque termino de lavar más rápidamente”. Es cierto, pero ¿sabíais que no tenéis que lavar la freidora eléctrica cada vez que la uséis?

Por último, freír en una sartén es trabajoso, requiere de gran atención de vuestra parte. Ahora pensad en las ocasiones en las que tenéis que freír para unas cuantas personas. Toma muchísimo tiempo y al final quedáis agotados. En cambio, las freidoras son más grandes y puedes freír mucha más comida a la vez.

FUNCIONAMIENTO DE UNA FREIDORA ELÉCTRICA

No se trata de un electrodoméstico con un funcionamiento particularmente complejo. Al ser eléctrico, basta con conectarlo a la toma de corriente, una vez encendido, la electricidad aumenta la temperatura de las resistencias y un termostato en su interior regula y ajusta la temperatura al punto que nosotros deseamos. El aceite se calienta y está lista para freir.

freidora electrica

Quizás el termostato tenga el trabajo más importante en todo el proceso: percibir la temperatura del aceite de manera precisa y ajustarla al punto óptimo. De él depende que nuestros alimentos no se quemen o simplemente no se frían.

Para garantizar que nuestros alimentos queden perfectos, como las patatas fritas de esa franquicia de comida rápida que tanto nos gustan, las freidoras cuentan con algunas luces y alarmas que nos advierten de la temperatura del aceite, cuándo es hora de sacar los alimentos o simplemente si la freidora está funcionando. Esta información puede variar un poco entre un modelo y otro.

PRECIOS APROXIMADOS DE LAS FREIDORAS ELÉCTRICAS

Como siempre, nos encontraremos con una variedad de modelos muy sofisticados y otros más convencionales, marcas reconocidas por su gran trayectoria y otras que han incursionando en este campo desde hace poco. Estas razones hace que los precios puedan ser muy distantes entre uno y otro. En este caso tomaré como referencia modelos de freidoras eléctricas promedio.

Por ejemplo, una de las más vendidas en territorio Ibérico por ser la mejor freidora de Princess es la 182727 Deep Fat Fryer. Ronda los €39 y cumple con sus funciones principales, siendo a su vez bastante segura y de 3 litros de capacidad.

Si tomamos una mejor freidora, un poco más sofisticada, como la Moulinex Easy Pro AM338070, encontraremos un aparato más potente, (de 2300W para ser exactos) con capacidad de 3 litros y que puede ser incluso llevado al lavavajillas. Cuesta unos €55.

En caso de que os interese un producto más pequeño y a la vez accesible, la mejor freidora Orbegozo FDR 16 la podéis conseguir hasta en €29. No obstante, su capacidad se reduce hasta la mitad de las ya descritas y tiene 1500W de potencia. Lo importante es que de estas freidoras opiniones hay muy positivas. A las personas les gusta por lo que también es una excelente alternativa.

CÓMO OBTENER LOS MEJORES RESULTADOS CON UNA FREIDORA

Ciertamente, es un electrodoméstico bastante sencillo de usar el cual no requiere de tantas instrucciones. Más bien, más que saber utilizarla diría que debéis poner en práctica ciertos tips para que siempre tengáis los mejores resultados cuando la uséis.

Quizás la desventaja más fuerte que tiene hasta la mejor freidora es que consume mucho aceite. Afortunadamente, no tenéis que cambiarlo cada vez que freís unas patatas. Sin embargo, cuando ya el aceite está usado, conviene usarlo un par de veces más pero nunca agregar más aceite. Es un típico error que las personas comenten porque piensan, equivocadamente, que agregar aceite nuevo limpiará el aceite ya utilizado y no es así. De hecho, puede influir en el sabor de los alimentos. No hagáis eso jamás. Hay mucha información acerca del aceite porque es el aspecto en el que las personas más se equivocan queriendo ahorrar algo de dinero.

mejor freidoraTambién es muy común que las personas liguen diferentes tipos de aceites. Resulta que de acuerdo a la producción del aceite y los componentes que le añaden, pueden variar en su punto de ebullición. Podríamos conseguir que parte del aceite se quemara, dañando el resto del aceite. No combinéis distintos tipos de aceites en vuestra freidora.

La temperatura ideal para freir está entre los 160 y 180 °C, y aunque os toparéis con freidoras que elevan la temperatura por encima de los 180°C, no es recomendable hacerlo pues el aceite se comienza a quemar.

Una freidora puede usarse como mínimo unas 3 veces antes de lavarse, sin embargo, se recomienda que después de utilizarla filtréis el aceite para recoger los desperdicios desprendidos por los alimentos. Claro, si no queréis que descompongan y oxiden el aceite. Sed más cuidadosos cuando sumerjáis alimentos con pan rallado, harinas o huevo porque liberan muchos restos.

Cuando vayáis a freír, aseguraos que los alimentos no tengan agua para que no propicie la descomposición del aceite.

El aceite va a representar un gasto considerablemente alto en comparación a una simple sartén, por tal motivo, es bueno que le prestéis atención para que le saquéis el máximo provecho.

MEDIDAS DE UNA FREIDORA

Cuando nuestra cocina no es tan espaciosa y tenemos unos cuantos electrodomésticos, pensamos seriamente en el tamaño de lo siguiente que vamos a comprar. No queremos que sea un aparato que abarque mucho espacio y entorpezca nuestras actividades en la cocina. Cuando esto sucede y no es un objeto indispensable, generalmente va a parar al rincón a deteriorarse.

Por suerte, la mejor freidora no es un artilugio demasiado voluminoso, de hecho es más pequeña que mucho de los electrodomésticos que tenéis en vuestra cocina. No significa que no la podéis mover o guardar de vez en cuando, pero no consumirá tanto espacio.

Para que tengáis una idea más clara: una freidora eléctrica promedio, como las que describimos más arriba, miden aproximadamente 38cm de largo y 23 de alto y ancho. Medidas bastante reducidas teniendo en cuenta la cantidad de aceite con las que trabajan. Mejor aún, si la queréis trasladar, no necesitaréis la ayuda de dos personas más pues es bastante ligera ya que es básicamente hueca. Pesa entre 2,5 y 4 kilogramos.