Blog

Mejores Freidoras Sin Aceite de 2018

¿A quién se le habrá ocurrido esta idea tan increíble? Estoy seguro que más de uno estará sumamente agradecido, especialmente aquellos a quienes nos encantan las frituras. El cuerpo nos lo agradece. Es el gigante Neerlandés, Philips, que se lleva el crédito por tan apreciada invención, que vale la pena destacar, se esparce rápidamente por el continente y, en especial, por territorio Español.

PRODUCTO CAPACIDAD DIMENSIONES CLASIFICACIÓN VER EL PRODUCTO
0,8 kg 28,7 x 38,4 x 31,5 cm REVISA PRECIO
2 kg 33 x 23 x 31 cm REVISA PRECIO
1 kg 39 x 38,6 x 26 cm REVISA PRECIO
3 kg 31 x 31 x 25 cm REVISA PRECIO
1,5 kg 49 x 38,9 x 30 cm REVISA PRECIO
2 kg 38,4 x 34 x 33 cm REVISA PRECIO
1,5 kg 48,6 x 38,6 x 30,8 cm REVISA PRECIO
0,8 kg 44,5 x 36,2 x 34 cm REVISA PRECIO
0,8 kg 38 x 35,4 x 34,8 cm REVISA PRECIO
2 kg 51 x 36 x 30,5 cm REVISA PRECIO

Pudiera parecer contradictorio decir “freír sin aceite”. ¿Acaso hay otra manera de freír? Pues, técnicamente, no. Una freidora sin aceite en realidad sí necesita, pero muy poquito, una o dos cucharadas, aproximadamente. Lo que sí es una realidad es que es muchísimo más sano freir con esta freidora que con una convencional.

6 RAZONES PARA COMPRAR UNA FREIDORA SIN ACEITE

  1. Nos encanta la fritura, ¿por qué negarlo? No quiero decir que todos la comáis todo el tiempo, pero es innegable que es deliciosa. Lo que también es innegable, es que junto a esa deliciosa explosión de sabor en nuestra boca va un cargamento de colesterol, y este va a nuestra sangre. Ciertamente, no es algo para nada saludable. Tampoco quiero decir que las freidoras sin aceite sean un electrodoméstico ideal si estás haciendo una dieta, pero sí que son mucho más saludables. Las grasas saturadas de las frituras son un problema para todos y en especial para aquellos que han presentado problemas cardiovasculares, por lo que siempre son apartadas de su dieta. Las grasas saturadas de las frituras convencionales también son una de las causas principales de obesidad en todo el mundo.
  2. La duda que probablemente tengáis todos vosotros es si realmente la comida sabe tan deliciosa como la que freímos con aceite. La respuesta es… no. Esto no quiere decir que no sea deliciosa, de hecho, lo sigue siendo. A la vista, el resultado es casi idéntico: unas patatas bien doraditas y crujientes, pero a la vez tiernas por dentro. Todo eso logrado por la combinación del horneado con aire caliente y el poco aceite para dar el tono tan especial de los alimentos fritos.
  3. De la freidora sin aceite opiniones hay muy positivas acerca de la facilidad para usarse. Cada vez la intervención humana se reduce y le dejamos la responsabilidad a las máquinas. En el caso de la freidora sin aceite, la cocción es muy segura. Nada de esas horribles quemaduras con aceite que tanto tememos cuando freímos en nuestra sartén. De hecho, es un proceso totalmente automático. Basta con echar los ingredientes en el depósito y programar el tiempo de cocción más idóneo.
  4. Una gran desventaja de freír de manera tradicional son los fuertes y desagradables olores que se liberan e impregnan nuestra cocina. Ese sería otro problema que evitaríais si compráis este aparato tan ingenioso. Los filtros que fueron incorporados en su interior hacen que los olores se queden adentro y no impregnen vuestra cocina. No solamente el olor a ‘fritanga’ es algo desagradable en la cocina, freír también genera humo y salpicaduras, pero tampoco hay que preocuparse por eso. Es un aparato bastante limpio y que no requiere mucho trabajo para mantenerlo. Basta con pasarle un paño húmedo y lavar la cesta ocasionalmente.
  5. Si tenéis una freidora eléctrica en vuestra casa, sabréis lo que tenéis que gastar en aceite, incluso si lo podéis utilizar tres veces. Sin embargo, por ser una freidora sin aceite, estaréis ahorrando un buen dinero. Es una excelente opción para reducir vuestros gastos.
  6. Cada nuevo electrodoméstico que sale al mercado o cada mejora que se les hace busca facilitar la vida de los usuarios de alguna manera. Básicamente, todos apuntan hacia la rapidez y facilidad con la que se hacen las tareas; objetivo que cumple a la perfección la freidora sin aceite. Este pequeño aparato es incluso más rápido que su hermana, la freidora eléctrica. Ya que de la opiniones freidora sin aceite sobre su rapidez y eficacia están comprobadas por miles de usuarios, podéis echarle un ojo a los modelos disponibles en Internet y elegir la mejor freidora sin aceite que más os convenga.

FUNCIONAMIENTO DE UNA FREIDORA SIN ACEITE

freidora sin aceiteSi no usa aceite, ¿entonces cómo puede freir? Una pregunta que muchos os habréis hecho y que en su momento me generó mucha curiosidad a mí. Lo que pasa es que en realidad no se trata de freír realmente, sino más bien de un horneado acompañado de un aspecto a fritura.

Aunque se conozca y se venda con el término de “freidora”, sin duda alguna, este aparato es más parecido a un horno pequeño por su funcionamiento. Contiene un espacio destinado a los alimentos y una vez cerrado, será el aire caliente liberado con presión por medio de unos pequeños ventiladores y de manera continua que le otorgue ese aspecto a frito que tanto nos gusta. Crujiente por fuera y suave por dentro. Estos efectos los podemos conseguir tanto con freidoras sin aceite baratas y, por supuesto, con modelos más potentes.

Ese aire caliente también va acompañado de un pequeño rocío o niebla de aceite para cubrir los alimentos y darles esa apariencia al final de la cocción. A diferencia de una freidora eléctrica, en la que los alimentos se sumergen por completo en el aceite, en este caso el aceite cubrirá la comida solo de manera superficial. Por tal motivo conseguimos que lo que comamos sea más saludable.

Finalmente, la humedad de los alimentos que se calienta por medio del aire de los ventiladores completa la cocción.

ELIGIENDO LA MEJOR FREIDORA SIN ACEITE

Si ya habéis visto precios de algunas freidoras, tal vez estéis pensando que son un poco caras. En realidad, no es un aparato tan barato como pudiéramos imaginar, sin embargo, existen freidoras sin aceite baratas que son suficientes para satisfacer vuestras necesidades. Elegir la mejor freidora sin aceite dependerá de lo que queráis hacer con ella. Por tal motivo, antes de comprarla, considerad estos aspectos:

TAMAÑO Y APARIENCIA

Nadie quiere sobrecargar su cocina con tantos aparatos, y más si estos ocupan espacio valioso. Afortunadamente, la freidora sin aceite no es de esos aparatos voluminosos que quitan mucho espacio útil. De hecho es bastante compacta y lo mejor es que la mayoría tiene un diseño espectacular. Siempre hará que vuestra cocina luzca mejor. Hay mucha variedad en el mercado por lo que podéis elegir una que haga juego con el resto de tus utensilios o decoración.

POTENCIA

A pesar de su diseño simple y compacto, no hay que subestimar la potencia que tienen, o dicho de otra manera, la cantidad de corriente que pueden necesitar. Recordad que trabaja generando aire tan caliente como para freir los alimentos. Si elegís una freidora con una potencia inferior a los 900W, tal vez no sea suficiente. Lo más recomendable es comprar una con gran potencia para que la cocción sea perfecta y no tenga problemas con alimentos más grandes.

CAPACIDAD

Esto sí es totalmente según vuestro criterio. ¿Pensáis comprarla para freír para una gran cantidad de personas o solo para vosotros? La mejor freidora sin aceite rondará los 1,5 y 2,5 litros de capacidad.

FUNCIONES

freidora sin aceite opiniones

El éxito de este artefacto ha sido tan importante que la competencia entre las diferentes marcas es masivo. Las han perfeccionado a tal punto que ahora podemos conseguir freidoras sin aceite multifuncionales. No solamente para freír, sino para hornear, gratinar y hasta hacer más de un alimento a la vez. Si solo os interesa la función de freír, conseguiréis modelos más económicos y básicos.

Las más modernas pueden ser, incluso, programables para que los alimentos estén listos a una hora determinada. También, si estáis apurados, seleccionad el modo ‘cocción rápida’ y en unos minutos estaréis comiendo.

PRECIO DE UNA FREIDORA SIN ACEITE

Ya lo he dicho anteriormente, tal vez no sea el electrodoméstico más barato de todos, aunque también está lejos de ser el más caro. Una freidora sin aceite de gama baja ronda los €70. Otras más completas que ofrece funciones magníficas y revolucionarias se encuentran en internet en entre los 150 y 200 euros.

Si ahora mismo estáis pensando que es mejor comprar una freidora eléctrica, pues tendríais razón en que te ahorrarías bastante dinero. Pero será solo cuestión de tiempo porque el dinero que habréis ahorrado, a la larga lo usaréis para comprar los 3 litros de aceite que requiere esa freidora.

Por otro lado, al comprar una freidora sin aceite estáis invirtiendo en vuestra salud y en la de vuestra familia. Ciertamente, más que un gasto, es una inversión que genera bienestar y disfrute a todos, por lo que desde ese punto de vista, tiene un precio justo y razonable.

CONCLUSIÓN

Las opiniones freidoras sin aceite de los usuarios son muy positivas afirmando que siempre quedan encantados con los resultados. No lo olvidéis, las freidoras sin aceite son mucho más saludables que una común, la comida es deliciosa pero su sabor no es idéntico a la fritura, son verdaderamente fáciles de usar y facilitan la vida de las personas, y por último, aunque la inversión sea relativamente costosa en comparación a otros electrodomésticos de su línea, la inversión se recupera al no tener que comprar grandes cantidades de aceite.